Revista IPLAC

Publicación Latinoamericana y Caribeña de Educación

Medios de Comunicación Masiva, Formación del Docente Universitario...

MEDIOS DE COMUNICACIÓN MASIVA, FORMACIÓN DEL DOCENTE UNIVERSITARIO, CRITERIOS  PARA LA DECODIFICACIÓN DE INFORMACIÓN Y FORMACIÓN POLÍTICA.

 AUTOR:

José Francisco Escalante Ibarra. Venezuela
Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV)
Profesor a dedicación exclusiva, en el Programa de formación de Grado de “Gestión Social para el Desarrollo Local”. Docente de las Unidades Curriculares de: Pensamiento Político Latinoamericano, Integración Latinoamericana, y Proyecto Socio comunitario. Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 RESUMEN
  En el artículo se aborda una temática de gran relevancia en el contexto sociopolítico en la República Bolivariana de Venezuela en los momentos actuales: la situación con el uso de los medios de comunicación masiva y su impacto negativo en la educación política ideológica de la población. A estos efectos, se significa en papel de los profesores universitarios, en particular los de la Universidad Bolivariana de Venezuela, los cuales requieren de una preparación, que desde las ciencias pedagógicas, les posibilite decodificar de manera eficiente  la información que se les ofrece por estos medios y, en consecuencia, poder influir sobre sus estudiantes para disminuir el efecto nocivo que ellos produce la información que, desde los intereses de clases, le ofrecen los medios en manos de la burguesía venezolana.
 Palabras Claves: Los medios de comunicación, la formación del profesor universitario, el criterio para descodificar la información, y Formación Política.

 ABSTRACT
  The article presents a topic of great importance in the sociopolitical context of the Bolivarian Republic of Venezuela nowadays: the situation with the use of mass media and its negative impact in the political and ideological education of the people. Under these circumstances, the author highlights the role to be played by university teachers, in particular, those from the Bolivarian University of Venezuela, who need a preparation, from the pedagogical sciences, which makes it possible to decode, in an effective way, the information offered by these media. Consequently, they will be able to influence in their students and diminish the negative effect produced by the information which, as a result of social class interests, these media, in the hands of the Venezuelan bourgeoisie, offer.
 Key Words: Mass media, Formation of the University Teacher, Criterion to Decode the Information, and Political Formation

 INTRODUCCIÓN
  Los medios de comunicación masiva, particularmente la televisión, a partir de la segunda mitad del siglo XX, ocupan espacios de relevancia en el mundo contemporáneo, ejerciendo gran influencia en el orden económico, cultural, político, y de una manera particularmente importante, en el ámbito educativo. En Venezuela este tema es motivo de preocupación de un gran número de investigadores sociales, y algunos le otorgan un rol determinante en la formación ético política del pueblo. Dentro de ellos, se significa la influencia en el profesorado universitario. La actualidad del tema de los medios de comunicación masiva en Venezuela, se refleja en diversos documentos de naturaleza legal, tales como la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999, el Proyecto Nacional Simón Bolívar (Líneas Generales del Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación 2007-2013), en el mensaje anual 2010 del presidente Hugo Chávez a la nación, entre otros.
  Son tres las funciones que según afirman los sociólogos tiene la televisión: informar, educar y distraer. No obstante, no puede concebirse de manera separada la acción de informar y distraer del proceso educativo integral de la persona. La falta de información precisa acerca de un evento, influye en la percepción distorsionada de la realidad, hasta el punto de hacerles emprender acciones contrarias a los intereses personales y colectivos, como estimular guerra entre dos pueblos con las  implicaciones que ello conlleva.
  Por otra parte, el hecho aparentemente inocente de distraer, que a decir de Ignacio Ramonet, es la función de la televisión que esencialmente critican los sociólogos, reviste una particular importancia. En este sentido afirma: “La distracción puede convertirse en alienación, cretinización y embrutecimiento; y pudiera conducir al descerebramiento colectivo, a la domesticación de las almas, al condicionamiento de las masas y a la manipulación de las mentes… El temor principal hoy es que, con Internet, las tres funciones principales de estos nuevos medios cibernéticos, aún no dominantes, se conviertan en: vigilar, anunciar y vender.”
  Como se aprecia, el control y manejo responsable de los medios de comunicación social resulta de vital importancia, para la consecución de los fines que una sociedad determinada se plantee. Por todo esto, pareciera conveniente que los medios de comunicación social estuviesen en manos, o al menos bajo el control del Estado, como representante de los intereses colectivos de la sociedad. No obstante, como es sabido, históricamente los medios de comunicación social han estado en su gran mayoría bajo el control de la clase burguesa, y el gran potencial de manipulación de los mismos, están al servicio de sus intereses de las clase.
  En el caso de Venezuela, esta situación se reproduce como un espejo, ya que tradicionalmente los medios de comunicación social en su gran mayoría han estado en manos de las clases sociales dominantes, y han sido utilizados para defender e imponer sus intereses. Con el advenimiento de la Revolución Bolivariana en 1999, la lucha por regular el accionar de los medios de comunicación social a favor de los intereses del pueblo venezolano, se ha convertido en una lucha titánica; con apenas dos años de ejercicio en el gobierno, de los cinco para el cual fue elegido por el voto popular el Presidente Hugo Chávez, líder principal de la Revolución Bolivariana, los conflictos de clase comenzaron a manifestarse abiertamente. La burguesía enardecida por la promulgación de dos leyes  de carácter eminentemente popular y nacionalista, que consideraban lesionaba sus intereses, comenzaron a conjurar un Golpe de Estado, teniendo como aliados a la burguesía internacional y principalmente al gobierno de los Estados Unidos, cuyo presidente para el momento era el controvertido George  W. Bush. El escenario principal de esta guerra a muerte decretada por la burguesía al presidente Chávez y a la Revolución Bolivariana, fueron los medios de comunicación social.
  A partir del 09 de noviembre, día del pronunciamiento por parte del presidente Chávez de las 49 leyes habilitantes, dentro de las cuales se encontraban las dos controvertidas leyes señaladas anteriormente, arranca una guerra comunicacional sin tregua y sin cuartel  a través de la prensa y la radio, pero especialmente a través de la televisión, desde donde se despliega una campaña mediática en la cual se acusa de modo sistemático al Presidente Hugo Chávez de tirano, represor, enemigo de la libertad de expresión, y todo tipo de injurias, falsedades, en los que además se incluyeron llamamientos a la sublevación civil y militar. Esta campaña culminó con un fallido golpe de Estado el 11 de abril de 2002, que separó al presidente por unas horas de su cargo. Resulta revelador en esta historia, que el día 12 de abril de 2002, a unas 12 horas del golpe, los medios de comunicación que habían participado en el golpe, señalaban enfáticamente el protagonismo que habían tenido los medios en el golpe de Estado y un general disidente apuntaba ante las cámaras que era importante señalar que para derrocar al tirano, no hicieron un solo disparo, sus armas fueron los medios de comunicación; y seguidamente comenzó a dar agradecimientos a cada uno de plantas de televisión que participaron en el golpe. El trece de abril de 2002, el presidente Chávez fue devuelto a su cargo de mano del pueblo venezolano y de los militares leales a la Revolución Bolivariana.
  Después del Golpe de Estado de abril de 2002, los medios de comunicación vuelven a reincidir en el llamado al golpe de Estado. Al respecto Dr. Luís Brito García señalaba:
  Una vez mas la mayoría de los medios convoca a un cierre patronal   insurreccional, que arranca el  2 de diciembre de 2002. De nuevo los medios se enzarzan en un saturativo llamamiento a la desestabilización. Teledifunden veinticuatro horas sobre veinticuatro a la plaza Altamira (rebautizada como “plaza Francia” o “plaza de la Libertad”) para crear la impresión de que el país se reduce a los dos o tres centenares de manifestantes reunidos en ella.”  
  Este proceso de desinformación condujo a nuevo golpe mediático que se presentó en forma de “paro general” y que fue identificado como el “paro petrolero” que causó a Venezuela, grandes pérdidas económicas y hasta de vidas humanas. Este “paro” que no fue otra cosa que una nueva intentona de golpe de Estado, fue nuevamente derrotado por el pueblo venezolano. Después de estas dos intentonas golpistas, los medios de comunicación no han cesado en su reiterativa campaña de desprestigio al presidente Chávez y a la Revolución Bolivariana. Los dueños de medios de comunicación en Venezuela  aprovechándose de las amplias libertades que en materia de comunicación social tienen las leyes impulsadas por la Revolución Bolivariana , hacen uso y abuso de las mismas, siendo bastante complicado hacer frente a esta situación, dado el Estado es el principal garante de la legalidad.
  Por esta razón, es de vital importancia la educación para el uso y comprensión de los medios de comunicación social a toda la población, y en especial la formación sociopolítica de los docentes universitarios por ser conductores de procesos educacionales y de  la investigación de los intrincados mecanismos de la guerra de cuarta generación. Esta problemática resulta novedosa y demanda del concurso de las ciencias pedagógicas para su esclarecimiento y solución.
  En consecuencia con lo hasta aquí expuesto, el objetivo del presente artículo es analizar la importancia de la preparación del profesorado para contribuir a enfrentar la guerra mediática contra la Revolución Bolivariana a través de procesos educacionales en la UBV.

 DESARROLLO
 1. CARACTERÍSTICAS DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN SOCIAL ACTUALMENTE EN VENEZUELA”
  En Venezuela el espacio radioeléctrico y la televisión pertenecen al Estado venezolano, quien puede otorgar o revocar el derecho a su uso, mediante concesiones discrecionales. En la Cuarta República, los gobiernos de turno otorgaron en base al favoritismo partidista, las concesiones y frecuencias tanto de radio como de televisión a sus aliados políticos, los cuales en contraprestación por la cesión, le prestaban apoyo publicitario durante las campañas electorales.
Luís Brito García señala al respecto:
  Durante varias décadas, la televisión comercial en Venezuela fue un oligopolio de dos familias constituidas como poderosos grupos económicos: los Cisneros, que poseen Venevisión, y el grupo Bottome y Granier, que dominan Radio Caracas Televisión y Radio Caracas Radio. Contra la decidida oposición de estos grupos, surgieron posteriormente Televen, Globovisión, CMT y La Tele, los dos últimos con frecuencia VHF, de limitado alcance. Globovisión pertenece al grupo financiero Mezerhane, el cual además posee el diario El Globo. Algunos canales, por cierto, no sólo son prolongación comunicacional de poderosos grupos económicos, sino que además son de propiedad mayoritaria de accionistas extranjeros: la organización Cisneros es un grupo trasnacional, con inversiones en Estados Unidos y en diversos países de América Latina; Radio Caracas tiene una decisiva participación del capital colombiano. Consorcios foráneos pretenden protagonizar la política nacional. Los escasos grupos económicos dueños de los más importantes circuitos de radiodifusión: también poseen radios, agencias de publicidad, asesoría de imagen y relaciones públicas que operan en estrecha vinculación con los canales, y consorcios disqueros y otras industrias culturales que producen el material a ser difundido, prácticas monopolísticas que los países desarrollados prohíben.
  Para esta época, al igual que hoy, se prohibía que el accionista de una emisora de radio o de televisión,  tuviera participación en otras, pero el incumplimiento era tal, y bajo la mirada despreocupada de los gobiernos de la época, que un banquero llamado Orlando Castro, que hacia los finales de la Cuarta República, fue detenido y condenado en los Estados Unidos por ilícitos financieros, llegó a ser propietario de 40 emisoras de radio. Pero hubo casos peores, algunos consorcios tenían canales de televisión, emisoras de radio, agencias publicitarias, casas disqueras, y demás empresas asociadas al ramo. Gran parte de estos consorcios se iniciaron o expandieron, gracias a generosos créditos blandos  con moderados intereses que les fue otorgado por el Estado.
  Estos consorcios comunicacionales, se encargaron de satanizar al presidente Chávez, de desde mucho antes de la campaña electoral que le llevaría a la presidencia de la república, así como después de asumir la presidencia hasta llegar a la consumación del golpe de Estado descrito en líneas anteriores.
  En atención a esta situación de los medios de comunicación, el 7 de diciembre del año 2004 el gobierno bolivariano, por medio de La Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela, aprobó la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión, (Ley Resorte), la cual tiene como objeto establecer, en la difusión y recepción de mensajes, la responsabilidad social de los prestadores de servicios de radio y televisión, los anunciantes, los productores nacionales independientes, los usuarios y usuarias, para fomentar el equilibrio democrático entre sus deberes, derechos e intereses a los fines de promover la justicia social y contribuir con la formación de la ciudadanía. La aprobación de esta ley se produjo en medio de una guerra comunicacional, iniciada por los medios de comunicación, que acusaban al presidente de dictador totalitario, al querer establecer la censura con la nueva ley, la oligarquía afirmaba que esta era una ley mordaza, que pretendía acallar a los medios de comunicación que no simpatizaban con su gobierno. No obstante, toda esta nueva alharaca de la oligarquía venezolana, fue fácilmente desmentida y puesta al descubierto, dado que la censura que aludían de la ley resorte, no era tal, y además era constitucionalmente imposible, dado que la constitución, máxima ley de la república, en sus artículos 57 y 58 describen claramente, que era imposible que la polémica Ley Resorte, coartara la libertad de expresión, como acusaba la oligarquía venezolana. Es pertinente aquí, mostrar el contenido estos artículos:
Artículo 57: Toda persona tiene derecho a expresar libremente sus pensamientos, sus ideas u opiniones de viva voz, por escrito o mediante cualquier otra forma de expresión y de hacer uso para ello de cualquier medio de comunicación y difusión, sin que pueda establecerse censura. Quien haga uso de este derecho asume plena responsabilidad por todo lo expresado. No se permite el anonimato, ni la propaganda de guerra, ni los mensajes discriminatorios, ni los que promuevan la intolerancia religiosa.
  Artículo 58: La comunicación es libre y plural y comporta los deberes y responsabilidades que indique la ley. Toda persona tiene derecho a la información oportuna, veraz e imparcial, sin censura, de acuerdo con los principios de esta Constitución, así como a la réplica y rectificación cuando se vea afectada directamente por informaciones inexactas o agraviantes. Los niños, niñas y adolescentes tienen derecho a recibir información adecuada para su desarrollo integral.
  No obstante, los medios de comunicación venezolanos, lograron crear una matriz de opinión internacional, que todavía, para la fecha de hoy, crea confusiones en cuanto a la situación de la libertad de expresión en Venezuela.
Algo similar ocurrió en relación al caso de RADIO Caracas Televisión RCTV. Para diciembre de 2006, presidente Chávez decide no renovar la concesión del uso del espacio radioeléctrico a esta empresa de televisión, lo cual es una atribución del Estado. La empresa televisiva RCTV, había incumplido reiteradamente con lo señalado en las leyes venezolanas, pasando programas censurados en un horario no permitido, haciendo publicidad de alcohol, cigarrillos y propaganda pornográficas en relación con las llamadas calientes, también en horario no permitido; además de su participación abierta en el golpe de Estado de 2002, y la reiterada incitación al odio, y a la desestabilización política en años posteriores.
  La no renovación de la concesión para el uso del espectro radioeléctrico a la empresa RCTV, constituyó todo un acontecimiento político internacional, en donde participaron una gran cantidad de asociaciones internacionales de empresas de comunicación y hasta la intervención del secretario general de la Organización de Estados Americanos. La matriz de opinión difundida internacionalmente por RCTV, fue que estaban siendo cerrados ilegalmente, por retaliaciones políticas en su contra por no ser afines al gobierno del presidente Chávez.
  En la actualidad, los medios siguen creando matrices de opinión contrarias al gobierno, y sobre todo difundiendo valores, contrarios a los principios y objetivos establecidos el Plan Nacional Simón Bolívar y en la constitución de la República Bolivariana de Venezuela,  haciendo uso del espectro radioeléctrico que pertenece al Estado venezolano.

 2. LA FORMACIÓN SOCIOPOLÍTICA DEL PROFESORADO UNIVERSITARIO BOLIVARIANO
  Los medios de comunicación social, son uno de los principales escenarios, donde en la actualidad se dirimen los intereses de clase en la Revolución Bolivariana. Por otra parte, los medios de comunicación social forman parte del Sistema Educativo venezolano, si se considera a este, en su sentido amplio, y que transciende al sistema escolar.   En este sentido, en las sociedades contemporáneas, los medios de comunicación social forman parte vital del Sistema Educativo, ya que estos ejercen gran influencia sobre la población, en relación con su imaginario social y colectivo.  Es por ello que todo proyecto político, debe observar con especial atención la educación de la población, ya que la educación como servicio público está ligada a las necesidades y requerimientos de la sociedad, y el proyecto educativo establecido en dicho proyecto político, deben responder al plan de vida de la nación. Tal como afirma el Dr. Luís Beltrán Prieto Figueroa: “En una sociedad planificada, como debe ser la sociedad moderna, todos los órganos del Estado, todos los servicios públicos están comprendidos en el plan, tienen participación en este y obedecen a una estrategia común que está relacionada con la finalidad que se persigue.”  
  Dicho lo anterior resulta obvio, que existe una gran contradicción, entre el proyecto de sociedad que se plantea la Revolución Bolivariana y los intereses de clase de los dueños de medios de comunicación en Venezuela. Así, puede significarse que la Revolución Bolivariana se plantea:
  Alcanzar irrevocablemente la democracia protagónica revolucionaria, en la cual la mayoría soberana personifique el proceso sustantivo de toma de decisiones. Construir la base sociopolítica del socialismo del siglo XXI. Formar una nueva cultura política basada en la conciencia solidaria del ciudadano, de sus derechos y responsabilidades” .
Sin embargo, por otro lado, la oligarquía venezolana, a través de los medios de comunicación, los cuales controlan en su mayoría, plantean todo lo contrario: El fortalecimiento del modelo capitalista de “libre mercado”, la exaltación de  valores individualistas, la privatización y mercantilización de todo cuanto existe, etc.
  En este escenario, el proceso de alienación adelantado por la oligarquía venezolana  a través de los medios comunicación, ha influido particularmente y con mucha fuerza, en la clase media profesional, que paradójicamente, habiendo tenido oportunidad de formarse, al menos académicamente, pareciera tener una imposibilidad manifiesta, de interpretar y comprender, el trabajo mediático llevado a cabo por la oligarquía a través de los medios de comunicación. Y no se confunda que la clase media profesional venezolana con la oligarquía, porque un ser humano que vive trabajando todos los días, la mayor de las veces en condiciones de explotación, subpagado, y haciendo un esfuerzo sobrehumano para aparentar un estatus que no pueden sostener; no tiene nada que ver con un oligarca. No obstante esta situación, hay una mayor imposibilidad de la clase media profesional para consustanciarse con sus intereses de clase.
  Es en esta clase media profesional, en donde se encuentra la gran mayoría  de profesores universitarios, que carentes de una formación sociopolítica, son presa fácil de de la guerra mediática. Profesores que, por añadidura, se convierten en multiplicadores de los valores de la oligarquía venezolana, valores que ahora serán transmitidos en las aulas de clase, con toda la autoridad de la academia. De esta manera, la mayor de la veces, el propio gobierno bolivariano, termina financiando, a través de las obligaciones que tiene el Estado para con la educación, el proceso de  alienación y promoción de valores contrarios al proyecto político de la Revolución Bolivariana.
No es casual que la mayoría de docentes universitarios y profesionales en general no posean una formación sociopolítica o política ideológica. Durante el periodo de la Cuarta República , las tesis neoliberales del desarrollo económico, y el paradigma positivista, tomaron posesión de los planes de estos  gobiernos y de la mayoría de los espacios académicos, todo esto  aunado a un proceso de represión y aniquilamiento de los movimientos sociales, organizaciones políticas  de izquierda que se atrevieron a hacerle frente. De esta manera, se fueron paulatinamente cerrando los espacios a toda posibilidad de formación político ideológica en las universidades, y se empezaron a conformar varias generaciones de profesionales tecnócratas, que pudieran satisfacer las necesidades del mercado laboral capitalista, y que no tuviesen ningún tipo de cuestionamiento al sistema.
  Así encontró la Revolución Bolivariana a Venezuela en el año 1999. En los años siguientes se realizaron grandes esfuerzos para atender esta situación, pero el neoliberalismo había hecho bien su trabajo, y revertir esta situación se tomará varios años, por muchos más de los que tiene la Revolución Bolivariana. En este contexto, por iniciativa del presidente Chávez, se crea la Universidad Bolivariana y la Misión Sucre con miras a dar respuesta a esta situación, no se trataba solo de crear una nueva universidad para dar oportunidad de estudio a las grandes mayorías del pueblo, que al culminar el bachillerato, tenían escasas o ninguna oportunidad de seguir estudios universitarios, sino de que estos nuevos proyectos educativos, se convirtieran en punta de lanza del nuevo proyecto político asumido por el país. Los años que siguieron han venido demostrando que una de las debilidades de este proyecto educativo, es la falta de formación político ideológica del los docentes. En este sentido afirma el profesor Moisés Alirio Zárate Vivas en un estudio realizado en la Universidad Bolivariana:
  El diagnóstico del desempeño docente en la UBV-Misión Sucre, evidenció la insuficiente formación político-ideológica de los profesores-asesores, en correspondencia con su diseño formativo. Una estrategia de formación política-ideológica bolivariana del profesorado es una vía para desarrollar su formación integral .

  Al respecto se puede agregar, que una de las bases fundamentales de la formación política ideológica en la actualidad, pasa necesariamente por desentrañar la naturaleza y función  e influencia de los medios de comunicación social. La formación de un docente para cualquier nivel de enseñanza es de por sí un gran reto, pero de un docente universitario la complejidad aumenta, por la repercusiones que tiene este en la formación de los nuevos profesionales que serán agentes de cambio en la sociedad. Por ello, un componente fundamental que debe poseer el docente universitario, es una sólida preparación político-ideológica acorde con la política educacional de la Revolución Bolivariana.

 3. POSIBLES ALTERNATIVAS DE SOLUCIÓN AL PROBLEMA
  En el corto y mediano plazo, así como tampoco a futuro, se avizora una solución por la vía de la conciliación entre las partes, dado que lo que está en la confrontación, son intereses de clase contradictorios  e irreconciliables. No se trata de los Medios de Comunicación en si mismos, estos son solo el escenario donde se confrontan la esencia del problema. Dos proyectos de sociedad, dos proyectos de socioeconómicos diferentes, dos proyectos políticos, también diferentes e irreconciliables.
  Tampoco se avizora en el corto mediano plazo, la resolución a favor de una de las partes. Por un lado la Revolución Bolivariana, dada las características de su propio proceso, en el marco de la democracia participativa, y además  desarrollándose en el marco de legalidad que ha generado  ella misma, podría resolver la situación por la vía de facto, sin caer en contradicciones graves que pudieran minar el desarrollo y puesta en práctica  de su proyecto político. Y por otro lado, la oligarquía no tiene la posibilidad, de repetir un golpe de Estado mediático al estilo del golpe de abril de 2002.
Todo parece indicar que guerra la comunicacional será larga y sin cuartel, y la victoria estará del lado que logre imponer sus preceptos, su visión de sociedad.
  Es por ello que la batalla comunicacional se dirimirá en el campo de las ideas, y es por ello que el Estado venezolano debe estar muy atento, con el acontecer de todo lo relacionado el campo educativo. Es por esta misma razón, que es de vital importancia la formación del docente universitario, en relación con los medios de comunicación social, dado que la universidad como centro de formación profesional, y personal de investigación, es uno de los escenarios de gran importancia en esta guerra comunicacional.
  En este orden de ideas, es fundamental comenzar perentoriamente este proceso formativo, especialmente en los docentes de la Universidad Bolivariana y Misión Sucre. Dado que ellas deben convertirse en centros de investigación social y comunicacional, que den respuestas oportunas en la guerra comunicacional, así como también para conformar con las otras instituciones del Estado que tienen que ver con esta problemática, un frente sólido que permita ganar esta batalla.
  Desde pedagogía y la educación es posible elevar el compromiso y la preparación del profesorado universitario bolivariano para identificar la influencia nociva de los medios de comunicación masiva, y comprender la situación actual y su reflejo el la formación del estudiantado.
  De tal modo se trata de buscar métodos, contenidos y formas de superación a través de las cuales se logre la preparación del profesorado universitario para enfrentar la guerra mediática.
  Desde teorías de superación profesional se pretende lograr la preparación para que mediante su desempeño educativo, formativo se convierta en recurso para la defensa de la Revolución Bolivariana. Se ubica también entre las posiciones teórico-metodológicas para el desarrollo, la pedagogía emancipadora. Y, se sustenta además en la Pedagogía de la Liberación de Paulo Freire y en la Pedagogía Crítica.

 CONCLUSIONES
 La guerra comunicacional en Venezuela, no se resolverá en el corto plazo.
 Los medios de comunicación en Venezuela, son solo el reflejo de la pugna de intereses irreconciliables de la lucha de clase.
  La formación política ideológico es parte fundamental, de la formación integral para la docencia universitaria. Esta abarca: educación política, ideológica, moral, filosófica, valores y ética, y trasciende a las demás dimensiones de la práctica  del  trabajo docente.
  Los docentes universitarios de la Universidad Bolivariana la Misión Sucre, deben ser la por un lado la prioridad del proceso Formativo en relación a los medios de comunicación social, y por otro, vanguardia en la guerra comunicacional que se vive en Venezuela.
  El enfoque de atención desde lo colectivo permite tratar la dimensión político-ideológica del proceso de formación a partir de conjugar intereses sociales con el nivel de necesidades, aspiraciones y motivaciones de los profesores y profesoras, lo que favorece obtener mejores resultados.
  En consecuencia, se recomienda el estímulo y desarrollo de esta línea de investigación en la Universidad Bolivariana de Venezuela UBV-Misión Sucre, en correspondencia al llamado permanente que hace el presidente Hugo Chávez Frías, sobre la necesidad de estudio, y la formación ideológica y política, y Medios de comunicación Social, en el marco de la confrontación ideológica con el imperialismo norteamericano.
Una condición necesaria para que la Universidad Bolivariana de Venezuela y la Misión Sucre realicen su proceso formativo en correspondencia con la construcción de un modelo socialista propuesto en Venezuela, para contar con un profesorado con una sólida formación político-ideológica de corte  bolivariano.
  Abordar la discusión sobre temas relacionados con la formación político-ideológica y medios de comunicación social, a través de deferentes estrategias y escenarios.
Publicar por diferentes medios la propuesta de una estrategia de formación política-ideológica bolivariana, como una vía para el desarrollo de la nueva ética socialista.
Fomentar el estudio de la concepción dialéctico materialista de la educación, de la concepción histórico-cultural de Universidad Bolivariana de Venezuela UBV-Misión Sucre.
  Propiciar el intercambio tanto nacional como internacional entre los centros y especialistas en medios de comunicación social, conformar equipos  interdisciplinarios de investigación.
 
 REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 Aponte Antonio (2007) Otros 100 Granos. Fusiles, Libros y Rosas. Barcelona, Anzoátegui-Venezuela. Fundación Fondo Editorial Fabricio Ojeda
 Asamblea Nacional: Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999
 Boaventura de Sousa Santos, Conreas Natera Miguel Ángel, Oswaldo Sunkel y otros (2006) Desarrollo,  Eurocentrismo y Economía Popular, más allá de Paradigma Neoliberal. Caracas-Venezuela. Producción Editorial  Reinaldo Iturriza López (Minep)
 Ediciones de la Presidencia de la República (2009) Proyecto Nacional Simón Bolívar,  Líneas Generales del Plan de  Desarrollo Económico y Social de la Nación 2007-2013 Caracas-Venezuela
 Hernández Montoya, Roberto (2009) “La Ciencia  Ha muerto… ¡Vivan las humanidades!”
 Martínez Mígueléz, Miguel (2004) Ciencia y Arte en la Metodología Cualitativa. México D. F. Editorial Trillas.  
 Damiani Luís y Bolívar Omaira (2007) Pensamiento Pedagógico Emancipador Latinoamericano Caracas-Venezuela  Coordinación de Ediciones y Publicaciones /Imprenta UBV
 Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información (2010) Mensaje Anual del Presidente Hugo  Chávez Frías a La Nación, Rumbo a la Independencia Plena. Caracas-Venezuela.
 Núñez Jover, Jorge (1999) “La ciencia y la Tecnología como procesos Sociales.  Lo que la educación científica no  debería olvidar”
 Prieto Figueroa, Luís Beltrán (2006) Principios Generales de la Educación. Caracas Venezuela Fondo Editorial IPASME
 Ramonet, Ignacio (2001) Propagandas Silenciosas. La Habana-Cuba Instituto Cubano del Libro
 Zárate Vivas, Moisés Alirio (2009) “La formación política-ideológica bolivariana del profesorado, una vía para el  desarrollo de la nueva ética socialista” Ponencia en Pedagogía 2009.
 http://www.monografias.com/trabajos64/formacion-politica-ideologica-bolivariana-profesorado/formacion-politica-ideologica-bolivariana-profesorado.shtml.