Revista IPLAC

Publicación Latinoamericana y Caribeña de Educación

Pensamiento Educativo

La atención a las personas con discapacidad intelectual. Antecedentes y actualidad. La educación especial e integración sociolaboral a nivel internacional y en Venezuela

LA ATENCIÓN A LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL. ANTECEDENTES Y ACTUALIDAD. LA EDUCACIÓN ESPECIAL E INTEGRACIÓN SOCIOLABORAL A NIVEL INTERNACIONAL Y EN VENEZUELA

Autora:
Thaíz Alicia Lugo García
Instituto Universitario de Tecnología del Estado Bolívar
Licenciada  en Educación Especial
Correo: thaizlugo713@ gmail.com

RESUMEN
La atención a las personas con discapacidad intelectual toma diferentes enfoques y reflexiones;en el contexto internacional y la República Bolivariana de Venezuela se toma en consideración la orientación político conceptual de la atención a estas personas, en cuanto a educación y trabajo. En este sentido, se aprecia longitudinalmente a través de todo el proceso de atención dentro de la modalidad de educación especial, desde temprana edad hasta la adultez, con una significación social. Asimismo, se vislumbra un análisis retrospectivo, actual, y prospectivo en el que se toman como elementos puntuales la conceptualización de educación y trabajo, la caracterización del educando y del modelo de atención; elemento que beneficia la correspondencia entre teoría y  práctica y favorece la demanda de las necesidades de las persona con discapacidad intelectual.De ésta manera se enfoca la atención a las personas con discapacidad intelectual con una visión humanista y social.
Palabras claves
Discapacidad intelectual, Educación especial, Atención integral, Integración laboral

SUMMARY
The attention to people with intellectual discapacidad takes different focuses and reflections; in the international context and the Republic Bolivariana of Venezuela takes in consideration the orientation conceptual politician from the attention to these people, as for education and work. In this sense, it is appreciated lengthwise through the whole process of attention inside the modality of special education, from early age until the adulthood, with a social significance. Also, a retrospective, current, and prospective analysis is glimpsed in the one that take as punctual elements the education conceptualization and work, the characterization of the educating and of the pattern of attention; element that benefits the correspondence between theory and practice and it favors the demand of the person's necessities with intellectual discapacidad. Of this way the attention is focused people with intellectual discapacidad with a humanist and social vision.
Key words
Discapacidad intellectual, special Education, integral Attention, labor IntegrationInglés

INTRODUCCIÓN
El proceso revolucionario que vive Venezuela se ha ido consolidando en los últimos años, suscitando la participación de las masas populares, conduciendo a la transformación del Estado y en particular de su contexto jurídico, al normar las políticas para el desarrollo del modelo económico y social de la nación; lo que genera cambios en el sistema educativo reflejado en la incorporación, inclusión e integración de la población excluida: los indígenas, la clase obrera y las personas con diferentes tipos de discapacidad.
La atención a las personas con discapacidad intelectual presenta un movimiento en las tendencias, seguido científicamente por diversos países, siendo tema de interés por contar con una población significativa que requiere respuesta tanto en los espacios pedagógicos, como clínicos y sociales.
La clasificación internacional de enfermedades, en su décima edición (CIE-10-TR), aborda la evolución histórica de los modelos en que se fundamenta la discapacidad y los cambios en su concepción, expresando que  la discapacidad es el resultado de un conjunto de actividades y relaciones interpersonales motivadas en ocasiones por factores ambientales.
Se reafirma así que es en la interacción de los déficit con el entorno, en la que se dan las desventajas que el individuo experimenta y que en la práctica definen su status de discapacitado.
La discapacidad, es por tanto, un hecho social en el que las características del individuo tienen tan solo relevancia en la medida en que evidencian la capacidad o incapacidad del medio social para dar respuesta a las necesidades derivadas de su déficit, por lo que se hace necesario el establecimiento de una diferenciación entre los distintos componentes de la discapacidad para clarificar la naturaleza de las actuaciones que son requeridas y los niveles a los que dichas actuaciones han de estar dirigidas.
Tomando en cuenta lo antes planteado son las líneas a seguir para desarrollar el proceso de integración sociolaboral, desde el equipo de integración social, a modo de establecer correspondencias, no solo con el taller bolivariano de educación y trabajo, sino también con las diferentes agencias y agentes vinculados con dicho proceso.

Antecedentes históricos de la atención a las personas con discapacidad intelectual.
El análisis histórico de la atención a las  persona con discapacidad intelectual  en la República Bolivariana de Venezuela refleja la tendencia a visualizar de manera separada educación y trabajo, lo cual se traduce en acciones dirigidas a la preparación e incorporación laboral de ésta población, llevando implícito la concepción del hombre y sociedad en los diferentes momentos históricos del país. Bajo la necesidad de formar profesionalmente el recurso humano venezolano, se crea a finales del siglo XIX y XX las primeras escuelas de artes y oficios que azarosamente atendieron niños y jóvenes con “problemas”, de ambos sexos. Más adelante se impulsaron estas escuelas de artes y oficios con objetivos más claros de desarrollo profesional del recurso humano venezolano con el apoyo de organismos internacionales y la labor del Ministerio de Educación, otras instituciones u organismos oficiales y privados, sin coordinación y planificación conjunta. (MppE, DGEE, 1996).
La atención de las  personas con discapacidad intelectual  en cuanto a la preparación laboral en el sector oficial se inicia en la década de los sesenta dirigida a un grupo de jóvenes con más de doce años de edad en la ciudad de Caracas, en la escuela especial para sordos, “David Pascoe”. Estos jóvenes habían avanzado los niveles académicos exigidos por el sistema educativo venezolano, sin embargo no tenían acceso a la escuela regular, situación que estancaba su prosecución escolar y su autorrealización personal y profesional.
La situación de éste grupo, conlleva a que una delegación de padres y representantes apoyados por el Dr. David Pascoe (procedente de México), funden dos espacios, un taller de economía doméstica y otro de carpintería tomando como referente la edad y el sexo de la población a que estaba dirigido. La aceptación de estas especialidades ocupacionales respondía por una parte, a lo que en la  República Bolivariana de Venezuela  en la época de la colonia eran considerados como oficios reconocidos y al valor social del trabajo manual en comparación al trabajo intelectual y por otra parte, a que estos padres estaban preparados en esos oficios.
En esta misma década se considera importante señalar que estas primeras acciones dirigidas a la población joven con Necesidades Educativas Especiales(NEE) son referidas sólo a la capacitación laboral en comparación al ámbito Internacional donde ya existían adelantos en cuanto a capacitación e incorporación laboral para las  persona con discapacidad intelectual .
En esos momentos se direcciona hacia un enfoque socioeconómico al considerar en la práctica el carácter tecnocrático de la educación como medio de ascenso económico y no como medio de humanización del hombre y el trabajo con un carácter utilitario, sinónimo de empleo, es decir que las  persona con discapacidad intelectual  al entrar a la adolescencia y la adultez tienen la capacidad de convertirse en sujetos productivos, por lo que se le preparaba en un oficio, desarrollando sus habilidades y destrezas para luego incorporarlos al mundo del trabajo. Por lo que la preparación para el trabajo, es visto como un proceso separado de la educación.
Esto responde históricamente por una parte, a cómo se ha orientado la educación y el trabajo a lo largo del desarrollo de la humanidad, muy ligada a las estructuras sociales y al interés de la clase dominante; educación y trabajo han permitido la transmisión del acervo histórico de la humanidad y han dado las herramientas a los pueblos para las transformaciones sociales.
Sin embargo, las concepciones sobre educación y trabajo son diferentes en cada época, se nota con respecto a la educación que es sólo a partir del renacimiento cuando asume un papel renovador generador de cambios sociales; y en relación al trabajo, se observa un carácter peyorativo desde la época clásica hasta la moderna muy ligada a la estructura social dominante, a excepción de la época primitiva que por no existir una sociedad dividida en clases sociales las relaciones entre los hombres estaban subordinadas a los fenómenos de la naturaleza y la cooperación para la sobrevivencia en una sociedad igualitaria y democrática.
En el siglo XII, Comenius, en su legado de principios aporta las líneas orientadoras hacia la inclusión e integración sin distingo: “Enseña todo a todos” al proponer la enseñanza desde esta perspectiva, incorpora educación y trabajo desde el inicio de la educación.
Específicamente en el siglo XX por los avances científicos, el desarrollo de la industrialización y el repunte de la pedagogía como ciencia, se afianzan dos posturas teóricas antagónicas, las teorías humanistas y tecnocráticas o capitalista, las cuales asumen los procesos de manera integrada o separada respectivamente, una con el fin de humanizar al hombre y otro con el objetivo de formar un ente productivo eminentemente económico. La asunción de estas teorías determinan la interpretación en materia de educación y trabajo dándole los calificativos de educación profesional, educación laboral, educación vocacional, capacitación laboral, preparación para el trabajo, escuelas de trabajo, educación por el trabajo, educación para el trabajo y; educación y trabajo. Así surgen las diferentes teorías pedagógicas que vinculan escuela y trabajo: la escuela activa quien propone que la escuela y el trabajo son la vida misma; el vocacionalismo, quien concibe que la vocación está presente a lo largo de la vida escolar; la educación para la carrera, que asume la educación y el trabajo relacionado con el desarrollo del sí mismo de la persona; y la educación politécnica para quienes lo esencial es la formación integral de la personalidad, y el trabajo es un valor social el cual debe incorporarse a todas las materias del plan de estudio. Esto deja una clara evidencia de cómo estas definiciones en la práctica se inscriben en la teoría tecnocrática o humanista separando o integrando el trabajo del proceso formativo de la persona como ser social.
Por otra parte, el enfoque socioeconómico es también resultado de como las Organizaciones Internacionales tales como la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), la Organización Internacional del Trabajo (O.I.T), la Organización de las Naciones Unidas (O.N.U) y la Organización de Estados Americanos (O.E.A.), han asumido Educación y Trabajo bajo la premisa de formar un hombre de acuerdo a las necesidades de crecimiento económico del país, lo cual ha servido de base a los diferentes países a nivel mundial para el establecimiento de políticas, estrategias y programas relacionados con estos procesos.
En Latinoamérica, particularmente en Venezuela las políticas, estrategias y programaciones para la atención de las  persona con discapacidad intelectual  estaban suscritas bajo un enfoque socioeconómico donde por la situación económica del país se hacía énfasis en la promoción de programas de empleos y la capacitación del recurso humano para el crecimiento económico del mismo. Estas políticas son plasmadas en los planes de la nación y ejecutadas fundamentalmente por los sectores de trabajo y educación evidenciándose claramente las influencias de las líneas internacionales.
A nivel de educación especial y siguiendo un análisis histórico del modelo de atención para las persona con discapacidad intelectual en Venezuela podemos distinguir tres momentos desde que se creó la dirección de educación especial y se elaboró el primer documento de conceptualización y política de educación especial, ubicados en tres décadas: setenta, ochenta y noventa (MppE, 1976).
El primer momento (los setenta) se caracterizó en lo teórico por un modelo de atención con un enfoque psicopedagógico, sustentado en elementos de la escuela activa y vocacionalista, pero que en su práctica se confundía con enfoques de la rehabilitación profesional, influenciados por la literatura internacional y los inicios de la atención de los jóvenes y adultos con necesidades especiales de corte médico y filantrópico.
El segundo momento (los ochenta, se caracterizó por un modelo de atención con un enfoque pedagógico en lo teórico con elementos de la educación vocacional y en la práctica con tendencias a considerar más la relación capacitación laboral con aparato productivo (enfoque socioeconómico). A finales de la década, a nivel teórico se incorporó la conceptualización de “Educación para el Trabajo” que orientaba la atención en cuanto a educación y trabajo.
Y el tercer momento (los noventa) con un modelo de atención integral con un enfoque pedagógico, basado en los principios de la educación básica, “Educación para el Trabajo”, continuando en la práctica el énfasis del enfoque socioeconómico. Sin embargo, se nota que a pesar de que a nivel teórico la tendencia del modelo de atención era humanista considerando los aspectos filosóficos, axiológicos, psicológicos, epistemológicos, sociológicos y pedagógicos, en la praxis la tendencia era relacionar la capacitación laboral con el aparato productivo (enfoque socioeconómico), haciendo énfasis en el desarrollo de destrezas y habilidades para un oficio con el fin de ser colocado en un empleo, desviando así el carácter humanista del modelo de atención integral, al recibir el participante el trato de obrero en lugar de educando, identificando educación con empleo, es decir subordinando educación al trabajo.
Particularmente en la década de los setenta, dado a que cada vez se incrementaba la demanda de atención de la población joven con necesidades educativas especiales el Ministerio de Educación crea en la ciudad de Caracas en 1972 el centro de habilitación laboral “La Castellana” para atender un grupo de jóvenes con retardo mental y deficiencias auditivas, ofreciendo las especialidades de carpintería, herrería, encuadernación y pintura, bajo el criterio de la disposición del recurso humano docente ganado para esta tarea emprendedora, preocupados por el futuro de éstos jóvenes, ya que para estos momentos no existían lineamientos y políticas definidas en el Ministerio de Educación. En 1976, un año después de la creación de la dirección de educación especial, cuando se establecen las políticas del estado en materia de educación especial se contempla lo concerniente a la preparación laboral para las  persona con discapacidad intelectual, basadas en una filosofía humanista, con la idea de formar un hombre con una personalidad autónoma y socialmente integrado, y con una concepción pedagógica para beneficio de un colectivo bajo los principios de democratización y modernización, en contraposición al carácter filantrópico y asistencial, que beneficiaba a un grupo reducido de persona con discapacidad intelectual . (MppE, DGEE, 2008).
El modelo de atención se denominó psicopedagógico, sustentado en elementos de la Escuela Activa y Vocacionalista, pero en su práctica se confundía con enfoques asistencialistas rehabilitatorios, influenciados por la praxis internacional que tenía correspondencia con los inicios de la atención de Educación Especial de corte médico y filantrópico.
El papel del trabajo en la integración sociolaboral de las personas con discapacidad intelectual.
Al contextualizar el papel del trabajo en la atención a las personas con  discapacidad intelectual se admite la necesidad de relacionar aspectos fundamentales que se constituyen en antecedentes teóricos y metodológicos para el ensamblaje o estructuración del sistema de trabajo en función del componente laboral y las vías para la realización.
Aproximándonos al pensamiento filosófico desde la antigüedad hasta lo actual, se plantea que el trabajoes vía indiscutible para la formación y el desarrollo del hombre, por otros teóricos el trabajo es concebido como un proceso de intercambio del hombre con la naturaleza donde este debe regular y controlar, mediante su propia acción, el intercambio hombre- naturaleza.
Estos axiomas nos permiten destacar que es mediante el trabajo que el hombre interactúa con la naturaleza y la sociedad de manera protagónica y activa.
En la  REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, desde el período de Guzmán Blanco, A., se destacaba la importancia de la formación del hombre en el valor al trabajo; en los posteriores pronunciamientos jurídicos se explicitaba la necesidad de utilizar como soporte a la educación para complementar el proceso de formación laboral; en la Constitución de 1961 se establece el carácter obligatorio del trabajo y la responsabilidad del Estado en garantizar empleo y el compromiso del encargo social.
Es 38 años después, en 1999, que se realizan las adecuaciones, modificaciones y ajustes a nuestra Carta Magna, en la que, luego de un diagnóstico nacional, se especifican los elementos jurídicos que han de respaldar la transformación de nuestra sociedad. Es entonces que desde el preámbulo constitucional se hace relevante la necesidad de formar un hombre nuevo que estimule el desarrollo y potencie los principios y valores adormecidos en los que claramente se expresa el valor a la educación y el trabajo.
Nace la sociedad socialista, la cual se desarrolla bajo el ideario de nuestros precursores, solapados por los intereses desvirtuados en el contexto de la época colonial en la que uno de nuestros líderes precisa:
“Las Naciones marchan hacia el término de su grandeza, con el mismo paso que avanza la educación” Simón Bolívar.
De igual manera, Samuel Robinson destaca la importancia de la educación y el trabajo en la formación del hombre. Por su parte Zamora E., avaló los postulados de Bolívar y Rodríguez; lo que actualmente constituye en el currículo básico nacional (CBN) desde la concepción filosófica nuestro árbol de las tres raíces, para el soporte del hecho educativo y como piedra angular en el modelo de desarrollo económico y social de la nación (Plan Simón Bolívar 2007-2013).
Estas apreciaciones permiten valorar el alcance y exclusiva importancia que el elemento/componente laboral muestra para la educación de las  persona con discapacidad intelectual  tomando en consideración que la misma tiene como fin la educación integral; abarcando la personalidad entera del hombre, corporal y espiritual, en todos sus aspectos, estimulando la inteligencia y el saber para el desempeño como adultos independientes; lo que nos aproxima a creer que al culminar el proceso educativo oficial las  persona con discapacidad intelectual  tenga consolidada una serie de habilidades, destrezas, costumbres, normas, principios  y valores que admitan una integración social adecuada.
Formar a las  persona con discapacidad intelectual  constituye un hecho fundamental para elevar la calidad de vida e integración sociolaboral. Son los Talleres Bolivarianos de Educación y Trabajo (TBET) y  los Equipos de Integración Social (EIS) los que juegan un papel esencial en la labor educativa; y el cumplimiento estará en dependencia de la organización y cohesión que se logre en este encargo social orientado a destacar el rol de las dependencias educacionales en cuanto a la formación de conocimiento (Gnosis) contextualizados, con resultados positivos en la calidad del aprendizaje; activándose en función del logro de una adecuada educación integral de las  persona con discapacidad intelectual, lo que facilitará educarlos como hombres en su tiempo, como dice Martí:
Llegado este punto es evidencia el compromiso vigente y el encargo social que posee la pedagogía actualmente. Es irrebatible que desde períodos antiguos se ha planteado la necesidad de educar laboralmente a las personas con discapacidad intelectual , lo que oportunamente ha sido amparado jurídica y educacionalmente por los entes gubernamentales y de organizaciones públicas y privadas locales, nacionales e internacionales, que se ocupan de estos asuntos, concretados, bajo pronunciamientos como la Declaración de los Derechos Humanos, el Derecho al Trabajo y la Seguridad Social, la Declaración de los Derechos del Retraso Mental, las Normas Uniformes sobre Igualdad de Oportunidades para las Personas con Discapacidad, la Organización Internacional del Trabajo, la Declaración de Salamanca, entre otros.
A nivel nacional los referentes para la formación del nuevo republicano aparece reflejado en el preámbulo y articulado de la REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA (1999) como línea rectora, decantando acciones específicas y puntuales en la Ley Orgánica de Educación (2009), Ley para Personas con Discapacidad (2007), Ley del Trabajo, y específicamente en las relaciones sociales que permitan la Integración Sociolaboral de  persona con discapacidad intelectual.
Es por ello, que las concepciones de Vigotski y sus discípulos en las que especifica que el desarrollo cognitivo puede verse promovido hacia diferentes aristas subordinado al contexto y las experiencias antropológicas culturales en que la  persona con discapacidad intelectual  se encuentre.
La Educación Especial en  REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA , desde 1976, con la creación del documento de la Conceptualización de la Educación Especial, evoluciona progresivamente con el Sistema Nacional de Educación y por ende el mismo hecho educativo en sí; contextualizado con nuestra realidad social, tomando en consideración el movimiento, las tendencias mundiales, por lo que ha logrado orientarse hacia el constante perfeccionamiento de los elementos fundamentales que promete la Pedagogía Especial. Aunado a ello se presentan los avances puntuales en materia política internacional con algunos países que conforman el ALBA (Alternativa Bolivariana para las Américas), puntualmente con los convenios en el área de educación, que con sus aportes, han cooperado con las mejoras de la estructura organizativa y el contenido curricular de la EE.
Sin embargo, se revelan insuficiencias en la concepción de los elementos de formación laboral en las especialidades que conforman el subsistema de Educación Especial,  asentadas en la conceptualización y políticas de atención para las  persona con discapacidad intelectual.Aunque expresa los lineamientos de organización y desarrollo de las líneas estratégicas, aún no se ha logrado unificar criterios para el desafío direccional del proceso de formación laboral de las personas con discapacidad intelectual, siendo considerado el componente laboral como eje transversal del proceso educativo en el programa de educación y Trabajo.
Son los Talleres Bolivarianos de Educación y Trabajo los que desarrollan el programa de educación y trabajo que tiene como fin último la preparación para la vida independiente, en la que se destaca la preparación y adquisición de un oficio, el desarrollo de habilidades de integración sociolaboral con valores sociales; considerando las necesidades e intereses de cada una de las  persona con discapacidad intelectual  para su formación laboral y orientación vocacional.
Posteriormente los Equipos de Integración Sociolaboral promueven, fomentan e inducen la línea de atención a las  persona con discapacidad intelectual , la preparación del personal docente que dirige el proceso de integración sociolaboral concebido desde la educación integral de las  persona con discapacidad intelectual  lo que presupone que está apto para el empleo y la empleabilidad con independencia del nivel de escolaridad a lograr y el futuro desempeño laboral, estimulando las potencialidades y posibilidades de las  persona con discapacidad intelectual , los familiares y la comunidad.
La atención a las personas con discapacidad intelectual desde el equipo de integración social “Tomas de Heres”, municipio Heres, estado Bolívar de la República Bolivariana de Venezuela.
El Equipo de Integración Social “Tomás De Heres” es una unidad operativa del Programa de Integración Social de la Modalidad de Educación Especial(EE) que brinda apoyo de forma articulada a los planteles y servicios de la Educación Especial y a las instituciones de los otros niveles y modalidades del Sistema Educativo, al igual que a los demás servicios de otros sectores de la comunidad; a fin de generar una labor conjunta para el logro de la integración social de las  persona con discapacidad intelectual  en el ámbito familiar, escolar y comunitario.
El   Equipo de Integración Social Tomás de Heres integra a todos los sujetos con necesidades especiales de forma efectiva, a todos los sectores del quehacer comunitario, a nivel municipal y estatal, brindándole el apoyo, orientación, seguimiento y control requerido; promoviendo la participación activa del individuo en su medio.
Estas acciones garantizan la integración sociolaboral en los diferentes sectores, promoviendo un trato digno, respetuoso y con todas las consideraciones, con todos sus deberes y derechos al igual que las garantías constitucionales. Por lo que permitirá que desde el Equipo de Integración Social Tomás De Heres  se facilite el proceso de integración sociolaboral de las  personas con discapacidad intelectual  de 0 años hasta la adultez.
Dentro de los objetivos a cumplir por el personal del  Equipo de Integración Social Tomás De Heres  están los siguientes:
.- Promover y divulgar los compromisos y responsabilidades del equipo y de la modalidad en general.
.- Investigar la población de individuos integrados educativa, social y laboralmente a fin de conocer su realidad.
.- Diagnosticar la situación real de la población con discapacidad intelectual que requieran ser integrados educativa, social y laboralmente en las áreas de influencia.
.- Capacitar a todos los actores del proceso de integración sociolaboral en las diferentes instituciones educativas, empresariales, comunitarias, deportivas, recreativas y culturales de los sectores público y privado.
.- Brindar apoyo, monitoreo, seguimiento y control a las persona con discapacidad intelectual integradas sociolaboralmente.
.- Prevenir la exclusión de las personas con discapacidad intelectual integrados sociolaboralmente.
.- Promover la superación pedagógica integral con carácter permanente, del personal que labora en el Equipo de Integración Social Tomás De Heres. (MPPE, DGEE, EIS, 2006)
Es por ello que el Equipo de Integración Social Tomás De Heres  debe garantizar no solo la incorporación escolar, la cual no garantiza en si la integración; la labor del equipo tiene que ser concebida de forma amplia, que incluya la inserción real y efectiva (escolar, social y laboral) considerando que la  persona con discapacidad intelectual  es un ser humano con potencial, habilidades y capacidades, que espera mayor participación en la sociedad; es entonces cuando el equipo provee los mecanismos necesarios para estimular al individuo hacia el autodesarrollo en todas las áreas.
No obstante, es desde el Equipo de Integración Social Tomás De Heres, con características de proactividad y liderazgo, de donde se origina, proyecta y desarrolla los cambios políticos en materia de educación, específicamente de la modalidad de Educación Especial.
Desde una concepción filosófica, en la REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, la EE se basa en los principios de:
.- Democratización: reafirmando el derecho de las persona con discapacidad intelectual a participar en igualdad de oportunidades en todos los contextos, haciendo accesible la educación y propiciando su permanencia en el sistema;
.-  Modernización: propicia el desarrollo integral de las personas con discapacidad intelectual, tomando en cuenta los avances científicos y tecnológicos, las necesidades locales, regionales y nacionales, con la superación constante y la investigación permanente.
.- Normalización: implica brindar los mismos derechos y obligaciones a todos los miembros de la sociedad a la cual pertenece, destacando sus potencialidades y respetando sus diferencias.
.- Prevención y Atención Integral Temprana: responde a una conceptualización de la prevención con orientación educativa considerando las condiciones bio-psico-sociales de las personas con discapacidad intelectual, la familia y la comunidad garantizando la continuidad de la atención integral.  
.- Integración Sociolaboral: que es un principio, un proceso y el fin último de la Educación Especial, fundamentado en la dignidad humana, respeto por la diferencia y el disfrute de los derechos sociales, para acceder a la educación, cultura, recreación y trabajo en igualdad de condiciones y oportunidades, interactuando efectiva, eficaz y eficientemente a nivel familiar, escolar y sociolaboralmente; siendo un proceso dinámico, gradual y progresivo que ve al hombre en su condición de persona como ser cultural, social e histórico. Por lo que estar integrado socialmente significa satisfacer las aspiraciones y necesidades personales y sociales, asumiendo las responsabilidades y acciones que como miembro de la sociedad le corresponden.
La integración sociolaboral desde el Equipo de Integraciónsociolaboral, se inscribe en los derechos fundamentales del hombre, de la dignidad y la condición de la persona, apoyándose en la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1945), la Declaración de los Derechos del Niño (1959), Recomendación 99 de la Organización Internacional del Trabajo (1955).
Mundialmente está concebido en:
•    El Pacto Internacional de Derechos Civiles y políticos de la Organización de las Naciones Unidas (1966) que garantiza a través del art. 27, el derecho del respeto a las minorías de ser tratados humana y dignamente.
•    La Conferencia Especializada Interamericana sobre Derechos Humanos (1969) que compromete a los Estados partes a respetar los derechos y libertades de las personas, sin discriminación alguna (art. 11). Así mismo, el Programa  Mundial para las Personas con Discapacidad que establece que la educación debe darse dentro del sistema escolar general (art. 120, 121 y 124).
•    La Declaración de los Derechos de los Impedidos (1975) recalca el respeto a la dignidad humana (art. 3).
•    En 1981, a través del Programa de acción Mundial, se reitera el derecho de las Personas con Discapacidad a tener las mismas oportunidades que los demás ciudadanos.
•    En el plano laboral: la Organización Internacional del Trabajo (1983) garantiza la obtención y conservación de un empleo para la integración de la persona en la sociedad (Convenio 159 y Recomendación 168).
•    La Oficina de Desarrollo Social de las Naciones Unidas estableció la creación de comités nacionales para fomentar la integración, independencia y productividad de los impedidos (1991) y elaboró normas uniformes sobre la igualdad de oportunidades para las personas con discapacidad (1992).
•    La UNESCO, en colaboración con el gobierno español, establece como principio rector que todas las escuelas deben acoger a la población en general, independientemente de las condiciones físicas, intelectuales, sociales, emocionales, lingüísticas, entre otras, y garantiza la opción de las adaptaciones curriculares, respetando el principio de la igualdad de oportunidades (Declaración de Salamanca, 1994).
•    En 1993, se promulga en Venezuela la Ley de Integración Social para las Personas Discapacitadas, que destaca la obligatoriedad de la integración en el ámbito familiar, social, escolar y laboral. Ya para 1983, el entonces Consejo Municipal del Distrito Federal, elaboró ordenanzas que regían la construcción y adecuaciones de edificaciones, y en 1986 el Municipio Libertador decreta una política de contratación laboral de los impedidos.
•    En la REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA (1999) el Estado actúa como garante de los Derechos Humanos, normando el derecho al libre desenvolvimiento de su personalidad, art. 20; a la igualdad jurídica, art. 21; el respeto a su integridad física, psíquica y moral, art. 46; el derecho de las persona con discapacidad intelectual al ejercicio de sus capacidades y, a su integración familiar y comunitaria, art 81; al trabajo, art. 87; al acceso a las actividades deportivas, art. 111; el derecho de los indígenas a ser considerados como ciudadanos del país, respetando su idiosincrasia, art. 119, etc.
Por su lado el Reglamento de la Ley Orgánica de Educación (LOE) ratifica estos postulados en sus artículos 33, 34, 35 y 36.
En el año 2007 se promulga en la  REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA  la Ley para Personas con Discapacidad; ésta viene a subsanar la gran deuda social del Estado Venezolano para con la población de  persona con discapacidad intelectual.
Por lo que la integración sociolaboral se presenta ante la sociedad, por una lucha por la igualdad social.
 

 

CONCLUSIONES
1.    Los antecedentes históricos de la atención a las personas con discapacidad intelectual en Venezuela, transitaron desde un  modelo con un enfoque psicopedagógico, sustentado en elementos de la escuela activa y vocacionalista, hasta un modelo con este mismo enfoque, respaldado en elementos de la escuela activa y vocacionalista, que en su práctica se confundía con enfoques asistencialistas rehabilitatorios.
2.    La integración sociolaboral de las personas con discapacidad intelectual en Venezuela, revelan la necesidad de la vinculación estrecha entre educación y trabajo, pero con un carácter sistemático de manera que los estudiantes al egresar consten con las habilidades suficientes para desempeñar un oficio.

BIBLIOGRAFÍA
1.    Academy for Educational Development. La Parálisis Cerebral. Disponible en: http://www.ucp.org/,      (Consultado mayo 23 de 1999).
2.    Acosta Pérez, B. Escuela y familia: complementos educacionales. La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 2002.
3.    Addine Fernández, F. y otros.  Principios  para la dirección del proceso pedagógico. En: Colectivo de autores. Compendio de Pedagogía. La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 2004.
4.    Aldea Fernández, E. Estimulación temprana, paso a paso. Disponible en: URLhttp: // www.aldeaeducativa.com.  (Consultado febrero 14 del 2004).
5.    Agüero Carballo, C. Un  modelo socio-psico-pedagógico para la  integración en la relación escuela - comunidad “.   (Tesis presentada en opción al título académico de Máster en Ciencias de la Educación Superior). La Habana; 1999.
6.    Anónimo. Atención a la diversidad. Disponible en: URLhttp://www.edrev.asu.edu/reviews/revs121.pdf. (Consultado junio 23  del2004).
7.    Anónimo. La Función Cerebral. Disponible en: URLhttp://www.estimulaciontemprana.org, (Consultado julio 16 del 2003).
8.    ________________ y otros. Investigaciones psicológicas y sociológicas sobre la familia cubana. La Habana: Editorial Ciencias Sociales, 1990.
9.    Arias Beatón, G. El conocimiento de los niños y su familia. En: Colectivo de autores. Reflexiones desde nuestros encuentros. Centro de Referencia Latinoamericano para la Educación Preescolar. Cuba, 2002.
10.    Bell  Rodríguez, R. Educación Especial: Sublime Profesión de Amor. Ciudad de la Habana: Editorial Pueblo y Educación, 1996.   
11.    ----------------------------------. Educación Especial: Razones visón actual y desafíos. Ciudad de la Habana: Editorial Pueblo y  Educación, 1997.
12.    __________________. Pedagogía y Diversidad. Material en Soporte Magnético.  Ministerio de Educación. República de Cuba. 2000.
13.    Bell Rodríguez, R. y Ramón López Machín. Convocados por la diversidad. Ciudad de la Habana: Editorial Pueblo y Educación, 2002.
14.    Benítez Pérez, M. Panorámica socio-demográfico de la familia cubana. La Habana: Editorial. Ciencias Sociales, 1999.
15.    Bermúdez Morris, R. y otros. La Teoría Histórico Cultural de L. S. Vigotsky. Algunas ideas básicas acerca de la educación y el desarrollo psíquico. [S. I.], 2000.
16.    Berruezo y AdelantadoP. El psicomotricista, un profesional para las necesidades especiales. (on line) disponible en http://www.terra.es, (Consultado 3- 7-99).
17.    Borges Rodríguez, S. y otros. Pedagogía y Psicología de las necesidades educativas especiales. Desviaciones Físico motoras. (Material de apoyo para la maestría en Educación Especial) CELAE. La Habana, 2003.
18.    Calderón Almendros, I. La atención a la diversidad en los nuevos sistemas educativos. Disponible en:URLhttp://www.contexto-educativo.com. (Consultado mayo 28 del 2006)
19.    Cañedo Iglesias, G. Familia y necesidades educativas especiales. Tesis en opción al Grado Científico de Doctor en Ciencias Pedagógicas, Ciudad de la Habana, 2002
20.    Castillo, S. y otros. La preparación pedagógica y psicológica de la familia. (Ponencia en la Sexta reunión de investigadores de la juventud). La Habana, 1989.
21.    Chiva de Liza, O. Proyección educativa en el contexto comunitario. Ciudad de la Habana: CD del Evento Internacional Pedagogía,  2001.
22.    --------------------------------. La educación familiar de nuestros hijos. Ciudad de la Habana: Editorial Pueblo y Educación, 1977.
23.    Fondos de las Naciones Unidas para la Infancia UNICEF. Convención de los derechos del niño. Chile, 1989.
24.    ________________. La estimulación temprana para los niños con necesidades educativas especiales: retos del presente y el futuro. CD de las memorias del VII Encuentro Internacional de Educación Inicial y Preescolar, 2005.
25.    ________________. Estrategia de preparación a la familia para la estimulación temprana del desarrollo motor de niños/as con parálisis cerebral. TESIS EN OPCIÓN AL TÍTULO ACADÉMICO DE MASTER EN CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN. Instituto Pedagógico Latinoamericano y Caribeño: Granma, 2008.

26.    López Machín, R. Educación de alumnos con necesidades educativas especiales. Fundamentos y actualidad. Ciudad de la Habana: Editorial Pueblo y Educación, 2000.
27.    ----------------------------. Prevención y necesidades educativas especiales. Material impreso. [S.A].
28.    Núñez Aragón, E. ¿Qué sucede entre la escuela y la familia?: Aproximación a una caracterización de la relación de las instituciones educacionales y la familia. Ciudad de la Habana: Editorial Pueblo y Educación, 2002.