Revista IPLAC

Publicación Latinoamericana y Caribeña de Educación

Reflexiones sobre el desempeño profesional pedagógico en Venezuela...

REFLEXIONES SOBRE EL DESEMPEÑO PROFESIONAL PEDAGÓGICO  EN EL CONTEXTO DEL PROGRAMA DE FORMACIÓN DE GRADO EN ESTUDIOS JURÍDICOS EN VENEZUELA.

 AUTOR:
Abog. Veruska Vanessa Rodríguez. Aspirante del grupo de doctorado. Maracay. Estado Aragua, Venezuela.
Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
 
Dr. C. María Antonia Rodríguez del Castillo. Profesora Diabel Emilia Mendoza Tovar. Aspirante del grupo de doctorado. Maracay. Estado Aragua, Venezuela.
 
Dr. C. Ana Margarita González Ortega. Profesora Titular. Universidad de Ciencias Pedagógicas “Rafael María de Mendive”, Pinar del Río,  Cuba. Aragua, Venezuela.

 RESUMEN
  El presente artículo aborda una breve reflexión sobre el desempeño profesional pedagógico en el contexto del Programa Nacional de Formación de Grado de Estudios Jurídicos en la República Bolivariana de Venezuela. Se realiza una sistematización sobre algunas definiciones de desempeño y se arriba a una definición operacional de este para los profesores que desarrollan su labor  en el PNFGEJ. A la vez se hace referencia a las exigencias fundamentales que rigen el desempeño de los docentes del programa de estudios jurídicos.
Palabras claves: Desempeño profesional pedagógico, municipalización de la educación universitaria en Venezuela, formación del jurista.

 ABSTRACT
  The present paper contains a brief reflection on the pedagogical professional qualifications in the context of the National Program of Grade Formation of Laws Studies in the Bolivarian Republic of Venezuela. A systematization of some definitions of   teachers’ qualification is carried out to finally make an operational definition for the professors who work in the PNGGEJ. At the same time a reference about main exigencies that rule the professors’ behavior in the Program of Laws Studies is made.
 Key words: Acting pedagogic professional, municipalization of the university education in Venezuela, the jurist's formation.

 INTRODUCCIÓN
  El Programa de Formación de Grado en Estudios Jurídicos, es una de las carreras que se dictan en el esquema municipalizado de la Educación Universitaria por medio de la Misión Sucre en Venezuela  y que tiene por objeto desarrollar los principios de formación integral, flexibilidad, e integración de saberes que deben dar lugar a la formación del nuevo profesional  del derecho.
  El mismo se elabora desde la perspectiva que la formación del profesional está fundamentada en la integración de saberes entre disciplinas científicas, capacidades, técnicas, experiencias y prácticas en las comunidades. Así como también considera que la integración entre la educación y el trabajo asumido por la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en su artículo 3, es el fundamento de la estructura del aprendizaje.
Ahora bien, se asume el reto de dotarles de un enfoque innovador, tanto en el plano teórico-práctico, epistémico y metodológico, como en su dimensión ética, creando así una nueva manera de comprender el carácter de su función social con un enfoque integrador del diseño curricular.
  Para lograr esto en el Programa de Formación de Grado de Estudios Jurídicos el docente debe poseer principios de formación integral, flexibilidad, integración de saberes, articulación entre docencia, investigación formativa e interacción socio comunitaria, además una formación humanística, en fin un docente altamente cualificado comprometido y éticamente responsable.
  Todo lo antes expuesto propicia la indagación sobre qué es el desempeño profesional del docente y bajo qué tendencias se mueve la actividad docente en el Programa de Formación de Grado de Estudios Jurídicos para así trabajar sobre las carencias que presentan los profesores  en su formación pedagógica la cual resulta insuficiente para asumir el reto de lograr un nuevo profesional del derecho que responda a las exigencias del nuevo modelo social que se construye en Venezuela.

 DESARROLLO
  La educación actual se encuentra encaminada a alcanzar estadios superiores del desarrollo humano, en el que se socialicen los conocimientos y se desarrolle la comunicación e información, lo cual requiere de nuevas formas de aprendizaje, de la participación en la toma de decisiones y de tomar en cuenta la diversidad de funciones que deben realizar los docentes. Ello indudablemente requiere de asumir otras perspectivas para perfeccionar su desempeño profesional  pedagógico, para poder adaptarse y cumplir con el rol que le está exigiendo la sociedad.
El desempeño profesional  pedagógico según  Añorga (1997) es entendido como “Proceso desarrollado por un sujeto a través de relaciones de carácter social, que se establecen en la aplicación de métodos, para el cumplimiento de su contenido de trabajo, en correspondencia con los objetivos de la actividad pedagógica en que participa y el logro de un resultado que evidencia el mejoramiento profesional, institucional y social alcanzado, la atención a la educación de su competencia laboral y la plena comunicación y satisfacción individual al ejercer sus tareas: con cuidado, precisión, exactitud, profundidad, originalidad y rapidez.” (Añorga, 1997:35)
  Por su parte Serrano (2002) considera que el desempeño profesional pedagógico es el proceso que se desarrolla por medio del amplio sistema de relaciones e interrelaciones de carácter social, que se establece entre los sujetos implicados en el mismo, orientado a promover un aprendizaje diferenciado, continuo y comprometido que atienda la educación de sus competencias laborales para lograr en su desempeño un resultado superior en correspondencia con las exigencias de la actividad pedagógica profesional que caracterice su contexto laboral.
Castillo, T., (2005) define el desempeño profesional como la manifestación práctica del modo de actuación del docente en el contexto de la actividad pedagógica, que revela el nivel de desarrollo alcanzado en los ámbitos político-ideológico, docente-metodológico y científico-investigativo, que le permita, acorde con las prioridades de la educación, provocar los cambios educativos en la escuela que de él se esperan.
  Para Gutiérrez (2006), el proceso del desempeño profesional del docente es centrado en una tarea basada en la investigación continua de su propia actuación en el proyecto socio comunitario, de esta manera irá tomando conciencia de las situaciones que se le presentan en el contexto lo cual se determina con la propia autoevaluación de su actividad.
  El análisis de los anteriores criterios nos permiten discernir que el desempeño profesional pedagógico, asumido desde un enfoque histórico cultural, parte de la actividad que realiza el docente para cumplir con su rol de director del proceso de enseñanza aprendizaje, de su proyecto de vida, de su ética, de sus convicciones ideopolíticas, del contexto social, cultural y de sus motivaciones individuales. Por tanto, no basta con saber o saber hacer, es necesario también poseer actitudes, valores y cualidades que conlleven al ser humano a utilizar el saber y el saber hacer, es necesario hacer una aproximación a los elementos centrales sobre las competencias necesarias para el desarrollo de la actividad docente.
  Las discusiones sobre el desempeño profesional pedagógico toman en cuenta diferentes posturas. Una de ellas consiste en considerar que la actividad profesional debe hacerse fundamentada en un alto dominio de las ciencias, y por consiguiente, se considera como secundario el saber de la pedagogía y de la didáctica. Quienes así se pronuncian argumentan para sustentar sus análisis, que las disciplinas científicas poseen en su estructura discursiva el carácter de enseñabilidad y que en consecuencia, el solo dominio del saber disciplinar forma el criterio de los estudiantes. Según esta tendencia, por ejemplo, el docente de estudios jurídicos es decir el Abogado, debe ser un experto en las ciencias del Derecho y esto le garantiza la capacidad de enseñar en esta área del conocimiento.
  En esta tendencia pueden ubicarse aquellos que niegan la existencia de nexos estructurales y por ende, necesarios, entre docencia e investigación, reservando esta última función a los poseedores de conocimientos disciplinares o científicos especializados, quienes gozarían de las condiciones de formación y trabajo indispensables para realizarla. Tal situación redundaría, en un desmedro o desvalorización de lo pedagógico, y por ende de la función docente, ya que buscan dotar al maestro de habilidades y conocimientos que difícilmente obtendrá (Follari, 2000: 169).  
  Este punto de vista que subraya la importancia de los contenidos disciplinares de las distintas ciencias, por encima del conocimiento pedagógico de los docentes profesionales del derecho, también suelen sustentarlo quienes defienden a ultranza la idea de ubicar su desempeño directamente en las unidades productoras de conocimiento científico, humanístico y tecnológico, bajo el supuesto de que la capacidad de su apropiación, producción y reproducción por sí solo movilizaría las capacidades de enseñanza y aprendizaje para generar un interés sostenido en torno suyo, que difícilmente se logra mediante la pedagogización de dichos saberes.    
Por otra parte, existen quienes consideran que la base fundamental de la enseñanza es la pedagogía y la didáctica como su discurso práctico, y que por tanto, el solo dominio de un conocimiento científico o técnico no determina la criteriología, ni las habilidades, ni destrezas que provee la inteligencia pedagógica a la práctica educativa. Para estos, se requiere un alto dominio de la pedagogía en sus vertientes epistemológica, histórica, didáctica y tecnológica, que busca consolidar en los sujetos que enseñan la capacidad de relacionarse con los sujetos que aprenden, por una parte, y por otra, asumir critica y proactivamente el juicio sobre su práctica y sobre los saberes en los que se sustenta, dentro de una perspectiva que integra el conocimiento profundo de lo que se enseña con un altísimo dominio de cómo se debe enseñar.
  Estas dos posiciones demarcan una comprensión opuesta y hasta contradictoria respecto de la definición del significado de la práctica educativa, de sus integrantes fundamentales: la ciencia, la tecnología y los valores y de la manera cómo estas estructuras del conocimiento, el saber, la significación y la información, confluyen en el espacio relacional entre sujetos que enseñan y que aprenden en un ámbito comunicacional de naturaleza social, con responsabilidad histórica y política, como es el de la práctica educativa. Pretender abordar el desempeño profesional pedagógico en virtud de la praxis operativa del acto pedagógico, profesional y personal es el reto que en la actualidad posee el Sistema de Educación Superior Municipalizado que se viene instaurando en la Republica Bolivariana de Venezuela.
  Por lo tanto evidenciar las fortalezas y debilidades que tiene el docente en el momento de ejecutar su práctica educativa; a fin de orientarlo hacia la corrección de sus debilidades y potenciar sus fortalezas para el beneficio del contexto social donde esta inmerso con su proceso educativo; es una de las tareas que deben  cristalizarse en este nuevo modelo educativo dirigido por la Misión Sucre.
  La autora, luego de sistematizar algunos conceptos sobre el desempeño propone la siguiente definición operacional. El desempeño profesional pedagógico es la actuación que desarrolla un individuo en la actividad docente, para lo cual debe poseer herramientas y conocimientos pedagógicos, establecer relaciones interdisciplinarias en el campo del saber, vinculado en el ámbito político ideológico y el desarrollo de su interacción socio comunitaria que permita fortalecer académicamente las universidades y la formación de un profesional que responda al contexto del Programa de Formación de Grado de Estudios Jurídicos.
  Tal y como  señala Rugarcía  “Nada cambia en una institución educativa si la mente y el corazón de los docentes no cambian. Ellos, los maestros, son los que en última instancia deciden o determinan lo que les sucede a los alumnos”. (Citado por Mendoza, 2005: 35).
  Además “…todo educador debe considerar su desempeño docente y exigirse a sí mismo su máximo de productividad, con el fin de conocer si realmente cumple con sus funciones y de no ser así, buscar los correctivos necesarios para lograr su crecimiento personal y profesional”. (Guedez, 2005:1).
  Dentro de ese marco de ideas, el desempeño profesional del docente es el conjunto de funciones y roles que hacen posible su acción, aunado a las cualidades de su comportamiento y ajustado a las normas educativas y de la comunidad en el contexto venezolano.
  El desempeño profesional del docente en el contexto del Programa de Formación de Grado de Estudios Jurídicos debe tener como base las siguientes exigencias:
 1.    Reconocer las necesidades y problemas de la realidad con base en un diagnóstico que permita  definir las acciones encaminadas al desarrollo de las competencias, conocimientos, habilidades, actitudes y valores planteados en el Perfil de egreso.
 2.    Promover una formación integral (no limitarse a lo técnico instrumental y a la memorización), basada en los principios del saber hacer, saber conocer (aprender a aprender), saber convivir y saber ser, los que constituyen los cuatro pilares de la educación propuestos por la UNESCO.
 3.    Enfatizar en la transferencia de conocimientos (principio de transferibilidad), lo que se ve en las aulas, talleres, laboratorios y espacios de prácticas, debe basarse en la aplicabilidad a situaciones de la vida real.
 4.    El aprendizaje se construye, reconstruye y se aplica en la resolución de problemas (aprendizaje significativo) y se concibe con una perspectiva de proceso abierto, flexible y permanente, lo que implica que existe la libertad de incorporar los avances de la cultura, la ciencia y la tecnología a los programas educativos en el momento en que estos se están dando, con la finalidad de que los alumnos estén actualizados en su área disciplinar.
 5.    Capacidad de aprender y desaprender competencias profesionales. Para ello debe tener como base la capacidad de aprender a aprender y de una educación permanente, y que se fomenta la capacidad de aprender e incorporar prácticas profesionales emergentes o de desaprender aquellas que son obsoletas.
 6.    Principio de multirreferencialidad: El desarrollo de competencias se orienta a las necesidades y contextos de la sociedad, con la finalidad de que no exista desfase entre lo que se aprende en la escuela y lo que se necesita en un momento dado para la aplicación de las competencias profesionales a la vida real.
 7.    Formación en la alternancia: Implica que los procesos formativos se desarrollen en ámbitos escolares y en la realidad laboral o profesional, esta alternancia de contextos permite acercar al estudiante con la realidad a la cual se enfrentarán al egreso de la Unidad Académica.

  Por otra parte entre el docente y el estudiante se destaca un vínculo singular ya que el primero es el que orienta la preparación de clases, el tratamiento metodológico, la producción de conocimientos, indica alternativas para solucionar la actividad independiente, dialoga sobre un problema personal o familiar, con el grupo escolar, además, el docente se convierte por ese accionar en propulsor de la motivación hacia la carrera del estudiante lo que se sustenta fundamentalmente en su modo de actuación profesional en los diferentes contextos de actuación. Este análisis permite afirmar que: “Esta relación es decisiva para la formación del maestro porque fusiona teoría y práctica y porque regula, controla y retroalimenta el proceso formativo emergente”.(PONER LA CITA)


 CONCLUSIONES
  El razonamiento realizado sobre el desempeño del docente permite a la autora realizar las consideraciones siguientes:
  El desempeño profesional pedagógico en el contexto del Programa de Formación de Grado de Estudios Jurídicos es la actuación que desarrolla un individuo en la actividad docente, para lo cual debe poseer herramientas y conocimientos pedagógicos, establecer relaciones interdisciplinarias en el campo del saber, vinculado en el ámbito político ideológico y el desarrollo de su interacción socio comunitaria que permita fortalecer académicamente las universidades y la formación del profesional que demanda el nuevo sistema social bolivariano.

 BIBLIOGRAFÍA
 Addine F., García G. La Formación Pedagógica. Conferencia dictada en el II Taller Internacional de Formación Pedagógica y Orientación Educacional. ISPEJV. IPLAC. La Habana; 1997
 Addine F.,    García G. La interacción: núcleo de las relaciones interdisciplinarias en el proceso de formación permanente de profesionales de la educación. Una propuesta. [Material digitalizado]. La Habana; 2001.
 Álvarez de Zayas C. Fundamentos teóricos de la dirección del proceso docente educativo en la educación superior cubana. La Habana: Editorial ENPES; 1989
 Álvarez de Zayas R. M. La formación del profesor contemporáneo, currículum y sociedad. Material del Curso Pre-Congreso Pedagogía '95. La Habana; 1995.
 Añorga Morales J. El perfeccionamiento del Sistema de Superación de los profesores universitarios. [Tesis en opción al Grado de Doctor en Ciencias Pedagógicas]. La Habana; 1989.
 Barabtarlo A., Theesz M. Propuesta metodológica para la formación de  maes- tros investigadores en América  Latina. Ruptura de un modelo dependiente. Rev. Educación Superior 1992; (44): UNAM. México; 1992.
 Bravo Salina, N.; Formación Docente, Perfeccionamiento y  capacitación  en América Latina. [Material impreso]. Convenio Andrés Bello Caribe sobre Formación de Profesores e Investigación en Matemática; 1998. P.p. 51-61.
 Castillo, T., (2004): Un modelo para la dirección de la superación de los docentes desde la escuela. Tesis en opción al grado de Doctor en Ciencias Pedagógicas. UCP de pinar del Río. Edu-tesis.
 MINED. La Escuela como microuniversidad en la formación integral de los estudiantes de carreras pedagógicas. La Habana, 2003.
 Macedo Beatriz, Katzkowicz Raquel. Educación secundaria: balance y prospec- tiva en ¿Qué educación secundaria para el siglo XXI? UNESCO/OREALC, Santiago, Chile, 2002, p.123-162.
 Martí Pérez, J. Ideario pedagógico. La Habana: Editorial Pueblo y Educación;
1990.
 Ministerio de Educación. Precisiones para la dirección del proceso docente-educativo. Secundaria Básica. La Habana: Documento del Ministerio de Educación; 1999.
 Miranda Lena T., Páez Suárez V., Silverio Gómez M. Modelo General  del Pro fesional de Educación, Informe de investigación, proyecto de Diseño, desarrollo y evaluación curricular, CCE. La Habana: Instituto Superior  Pedagógico “E. J. Varona”; 2001.
 Miranda Lena T.,  Páez Suárez V. El currículo para la formación de profesores integrales: alternativa ante los restos del desarrollo. Curso Pre-Congreso Pedagogía 03. La Habana; 2003.
 Modelo de Acompañamiento –apoyo, monitoreo y evaluación- del Proyecto Regional de Educación para América Latina y el Caribe. Congreso Internacional Pedagogía 2003. La Habana, Cuba; 2003.
 Morales Sánchez V. La educación de Postgrado en el mundo: estado actual y perspectivas. Caracas: Universidad Central de Venezuela; 1990.
 Morin E. Los siete saberes necesarios a la educación del futuro. Brasilia: Editorial Cortez. UNESCO; 2000.
 Ordaz R., Castillo T.  ... et al. La Modelación en el Proceso de Investigación Cien tífica. [Material digitalizado]. Pinar del Río: Instituto Superior Pedagógico “R. M. De Mendive”, 2001.
 Osorio J., Rivero J. Construyendo la modernidad en América Latina. Nuevos desarrollos curriculares. Lima: Editado por OREALC/UNESCO; 1996.
Páez Suárez V. Gerencia y Gestión Educativa, material docente para el curso de Maestría en Educación. [Material Impreso]. Brasil: Universidad de Montes Claros; 1999.
 Parellada, C. La formación en clave de cambio: Transformar al docente, transformar a la persona. Rev. Aula de  Innovación Educativa. Número 110 Año XI, marzo 2002. Editorial Graó. Barcelona. España. p. 68-76.
 Pérez García M. La Educación Avanzada y la Educación Comparada. Material didáctico para el Curso en la  Maestría en Educación. La Habana: Instituto Pedagógico Latinoamericano; 1998.
 Pérez Rodríguez G., … et al. Metodología de la Investigación Pedagógica. La Habana: Editorial Pueblo y Educación; 1983.
 Pozo Juan Ignacio, Martín Elena y Pérez Echeverría M. Puy. La educación se cundaria para todos: una nueva frontera educativa en ¿Qué educación secundaria para el siglo XXI? UNESCO/OREALC, Santiago, Chile, 2002, p.15-45.
 Pupo Pupo R. La actividad como categoría filosófica. La Habana: Editorial
Ciencias Sociales; 1990.
 Pla López R. Modelo del profesional de la educación para asumir las tendencias integradoras de la escuela contemporánea. Curso Pre-Congreso Pedagogía 03. [Material digitalizado]. La Habana; 2003.